Buscando un culpable de mi enfermedad

Resultado de imagen de victimismo y enfermedad

Tenemos que estar muy alerta con el victimismo. Es peligroso, pues, con mi propia experiencia me he dado cuenta de lo “enormemente tentada” que he estado, en muchas ocasiones de usarlo como un verdadero “arma de destrucción masiva” hacia todos los que más queremos.

Pretender  “ser un víctima” porque tengamos una enfermedad, por muy dura que ésta sea, simplemente es “cruel e injusto”, sobretodo para los que más nos importan en la vida. Aunque, es verdad, que la mayoría de las veces, lo hacemos de forma inconsciente.

Aparentemente, dicha actitud nos hace creer que tenemos cierto poder sobre los otros, aprovechándonos despiadadamente y abusando de su “sensibilidad, piedad y condescendencia”.

Opiono, que usar nuestra enfermedad para hacernos los mártires, es una maniobra inaceptable”.

Puede darnos la sensación que nos otorga “una especie de dispensa” para comportarnos de una manera inadmisible. Precisamente hacia los que nos cuidan y sufren también, nuestra enfermedad. 

Por eso, tenemos la obligación de meditar serenamente sobre como actuamos cuando estamos en esta situación, sin engañarnos, honestamente. Y entonces fácilmente descubriremos que nuestras acciones y palabras, “perfectamente medidas” por otra parte, “logran hacer mucho daño”.

Sin caer además en la cuenta de que tal actitud tirana” ,nos acarreará serias dificultades a la hora de afrontar nuestra propia realidad, “nuestra enfermedad” .

Pues el victimismo, nos mantendrá en una permanente “postura pesimista”. Viviremos  en una constante desazón, angustia y tristeza consiguiendo de esta forma un “sufrimiento añadido”.

Otro perjuicio será, la incredulidad que ocasiona en los que nos rodean, que por puro agotamiento “físico o emocional”, obviarán y desdeñarán nuestrospermanentes lamentos”.

No busquemos culpables, no los vamos a encontrar jamás, porque sencillamente, “NO EXISTEN”. 

No  podemos pretender que vivan en una incesante pesadumbre” por nuestro malestar. No solo tienen pleno derecho a seguir viviendo, sino que nosotros mismos, tenemos “el deber de hacerlo”.

Intentemos, no ser el “personaje principal en la vida de los demás”, aunque estemos malitos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s