La Vida, de vez en cuando, me zarandea

Hoy me siento sin fuerzas, extenuada, quizás porque se ha ido perdiendo “mi fuelle interior”, a lo largo de esta dura batalla que me está tocando vivir. Y como he tratado de subsistir por encima de todo, ante cualquier “sorprendente adversidad” con la que me he ido topando. Un camino, durante el cual, me he tropezado una y otra vez, contra una “testaruda pared” que se me ha ido encarando todo el rato. He tenido que pelearme, con situaciones, a las que me he ido agarrando con uñas y dientes”, creyendo que allí estaría la solución definitiva, pero una vez más, me he encontrado frente al, cada vez más elevado muro de la decepción”.

Lo que poco a poco, me ha ido suponiendo un enorme desgaste y por eso, hoy siento que no puedo más. Hoy se me han agotado ya, las consoladoras frases para con los demás”, hoy ya no me quedan sonrisas extra” que regalar, hoy “solo quiero cerrar los ojos” y esperar, cobardemente, que todo esté solucionado para cuando despierte. Hoy necesito, que sea otro el que tire de mi vida”, ya que “mis pilas de subsistencia”, están bajo mínimos.

Por otro lado y a pesar de sentirme así, “no temas”, porque aún me queda debajo de todo este pesar, la coherencia necesaria para saber, que tengo que seguir en la lucha”, porque rendirme en este momento, sé, que con toda seguridad, me llevaría al fracaso más absoluto y después de tanto sufrimiento, no estoy dispuesta a consentirlo.

Tengo muy presente, que está siendo “una batalla que ha logrado tumbarme, pero no aniquilar” y rendirme significaría con toda seguridad , “mi total destrucción”.

Y es que me da la sensación, de que la vida lleva tiempo poniéndose en mi contra”, y me pregunto, ¿qué será lo que insiste en enseñarme?, porque me niego a creer que todo este esfuerzo sea en balde”, quiero encontrar un significado a este sufrimiento. Sí seguro que lo hay, lo que pasa es que todavía no lo comprendo.

Sin embargo, estoy convencida de que de esta mala racha, algún aprendizaje voy a sacar, lo que ocurre, que mi falta de energía no me lo permite dilucidar”, pero lo lograré, estoy segura, lo hallaré y una vez más volveré a salir reforzada” de esta experiencia.

Porque, me guste o no, para crecer en esta vida, sé que se necesitan, tanto los momentos buenos, como los malos. He de aprender a gozar y a padecer; a vencer y a perder.

El caso es que, si ambiciono triunfar”, tengo que estar dispuesta a actualizar mis ideas, acerca como seguir caminando”, permanentemente. Porque si , por un casual, aspiro quedarme encallada, la vida, me va a zarandear enérgicamente”, como está haciendo en esta ocasión, para que busque e incorpore nuevas formas que estimulen mi pensamiento de por dónde tirar con mi camino vital”.

He de abonar continuamente mi jardín de la vida”, que es mi almacén de creencias, e ideas, para dar la posibilidad a mis pensamientos, que crezcan fuertes y hermosos, pues ellos serán los que pueden colorear de nuevo mi senda.

Y es que me encuentro, en la mitad de mi vida, en un camino de cambio y crecimiento personal, que inapelablemente, tiene un coste, que estoy “presta a soportar y a abonar”, porque lo que con ello voy a ganar, supondrá mucha gratificación. ¡Estoy convencida!.

Por eso, tengo claro, que voy a persistir y perdurar en la batalla.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s