Buscando por dentro

Hoy, me he levantado temprano, como si algún despertador interno” hubiese sonado y mis ojos de pronto se han abierto. Así como, a su toque, mi obediente cuerpo se ha sentado sobre la cama, de inmediato. Pero, con una curiosa sensación de que “tuviera que terminarlo…”.

¿Qué? ¡Ni idea!Resultado de imagen de sentada en la cama

Con lo cual, medio inconsciente todavía, “me he puesto a frotar mis dormidos ojos” (todavía a medio abrir, ¿o tal vez cerrados? ), durante un ratito pequeño. Como queriendo “apartar de ellos, no sé qué” y disponerlos de una vez, “para que captaran, de verdad, lo que me rodeaba”.

Hasta que, ¡al fín!, me he topado con un nuevo día.

Ya consciente, aunque a duras penas, logré levantarme con “una sutil impresión de premura”, (que permanecía). Pero poco a poco, se fue haciendo más tenue, hasta encontrarme frente a la ventana de mi dormitorio. Con lo que, se me brindaba la gran oportunidad de “contemplar” todo el ajetreo que deben de poseer, las primeras horas de cualquier jornada”.

Al menos, es lo que mi “subjetividad alcanzaba a intuir”, (y a la par, lo corroboraba)

Semejante espectáculo, estaba levemente velado, por una fina niebla de verano, en la que millones y millones de gotitas de agua en suspensión, “le proporcionaba mucha, mucha paz”, sin casi, desvirtuarlo nada”. Y, no dejaba de darle un somero carácter de “ambiente tranquilo”, a pesar de ser “deliciosamente ruidoso” por los vespertinos trinos de los pájaros, por algún que otro ladrido, por el canto de un gallo, por el arrancar del motor de algún coche, o por alguna que otra voz, pero todo muy muy lejano...

Y…¡De momento! me asaltó un pensamiento”: “¿sería falso todo lo que estaba presenciando? 

Entonces, comencé a elucubrar que podrían ser solomis visiones particulares”, a las que, otorgaba serenidad, al yo hallarme así de serena. Y que fuera “mi propia conciencia”, la que me arrojara “la realidad que ella misma decidiera”. 

A la par, me daba cuenta de que mi cerebro, (o sólo el que mi mente era capaz de alcanzar a conocer), estaba “herméticamente sellado” y era imprenetrable para absolutamente todo lo de fuera. Exterior que me llegaba, solamente por medio de “señales eléctricas o químicas o las dos”, pero, lo cierto es que “jamás por imágenes”.

Resultado de imagen de la realidad no existe

Entonces, no era de extrañar que me planteara que “mi mundo estaba creado para mí y por mí”.  Pudiendo perfectamente, “no existir nada” de lo que “objetivamente apreciaba”. Más que quizás, sólo mis divagaciones, iban configurando mi realidad“. Con ello, inexorablemente, me dirigiría al conocimiento de “si algo existe o no”.

A parte, me “sugería” (a mí misma), que tendrían mucho que ver mis principios, creencias, pensamientos y sentimientos…, ya que con ellos como “pilares, iría construyendo y dando forma, a mi sustantividad” no sólo real, sino que a mi modo de ver, fuese razonable.

Suponiendo que algo parecido, fuere, yo sería realmente, una especie de cartulario lleno de apartados con instrucciones, guías, conocimientos, normas, etc, en los que siempre me basaría para “ver lo que veo y cómo lo veo”. Pero, “la realidad objetiva, no existiría.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s