La autoconfianza, nos garantiza el éxito

Acabo de releer, algo que escribí hace tiempo, que se titulaba: ¡tenemos poderes! Era un texto, desde luego, escrito en una demis etapas optimistas”.

Resultado de imagen de autoconfianza

Indiscutiblemente,”cada persona es ÚNICA”. Además, de ser del todo cierto, que la realidad, es percibida”, esto es “sentida”, de una manera “tan particular” que existirá una “visión individual” acerca de lo vivido. Porque, cada cual “obtendrá su información” de su entorno. Lo que nos confiere mucha riqueza”, pues, la exclusividad se cotiza muy alto

 Pero, nos empeñamos en “disimular nuestras singularidades“, tratando de “emular a alguien”, y de perseguir “un determinado arquetipo” que consideramos “mejor que nosotros”, y creemos que sí que es “digno de admirar”. Alejándonos de quien somos,“perdiendo” absolutamente,” la conciencia de nuestros propios valores”.  Y, sin darnos ni cuenta de que, “en esas diferencias, precisamente, reside nuestro genuino valor”. 

A la misma vez, “deseamos” por encima de todo, formar parte de un grupo”, porque es intrínseco a nuestra naturaleza. Dónde poseeremos “una lugar exclusivo”. Y para conservarlo”, actuamos incluso de “forma impensable”, alentados por obtener “el aprobado del conjunto humano, al que necesitamos pertenecer”.

De forma que a lo largo de nuestra vida,“nos vamos juntando” a diferentes personas. Produciéndose “un imprescindible toma y daca” que los humanos “necesitamos para vivir”

No obstante, sea cual sea “el colectivo al que se corresponda”, este tiene “la costumbre de etiquetar a diestro y siniestro”. Con lo cual, “nos motivará o hundirá” según seamos así,subjetivamente clasificados”. Pues, si el escaque en el que se fundamenta, “es en nuestras cualidades”, nos estimulará. Sin embargo, cuando se nos mete en una celda, “en función de ciertas características adversas”, nos incitará a ser “de esa manera”. Lo que me parece demasiado cruel,  ya que nos “separa entre buenos y malos”. Un antiguo y tradicional modo de vernos, que” originará los injustos prejuicios” de siempre. 

Por otra parte, me llama la atención,  ¡cómo admiramos a los genios!.  Que, sorprendentemente puede que sean justamente, los que han tenido la valentía de marcar su diferencia”, y que se permiten brillar con su propia luz”.

Alomejor lo que nos ocurre, es que en el fondo tenemos “miedo” de dejarnos ver demasiado” y de mostrar nuestras hazañas”, porque pensamos que no son “merecedoras de dar a conocer”. Porque, somos muchos los que “ponemos en duda que podemos” y ante dicha vacilación, perdemos la fuerza y el poder”.

Si nos fijamos en cómo los niños más pequeños, aprenden. Veremos que lo hacen a base de repetir, repetir y repetir, sin descanso. Hasta que cuando “logran el cometido perseguido”, se aplauden a sí mismos. Ellos, a diferencia nuestra, no piensan jamás”, que “no lo van a conseguir”, ni en que “su resultado final, va a ser mejor o peor que el del otro”. Ellos, se ciñen a “persistir hasta lograrlo”, poniendo sus cinco sentidos “en su objetivo”, con la absoluta certeza”, de que van a “alcanzarlo”“Lo que se traduce como, AUTOCONFIANZA”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s